Search

DesignLifer

Born Designer, Love Music, Great Life.

Category

Ortografía

Este texto no se lee

Show de presentación de nominaciones a los Grammys 2012.
Cuando un niño está aprendiendo a leer, lo que hace es ver cada letra por separado; cuando termina a veces grita la palabra con énfasis de triunfo ya que logró decifrar cada letra y conjuntarlas en una palabra que significa algo.

Continue reading “Este texto no se lee”

La pregunta del billón

Billion 1

El sistema decimal que utilizamos en México y en casi todo el mundo es muy eficiente: un metro, por ejemplo, se va simplificando conforme va aumentando o disminuyendo con una base lógica basando en grupos de diez: diez metros es un decámetro, mil son un kilómetro, un décima parte es un decímetro y entre mil es un milímetro.

El sistema inglés se rige por un sentido de lógica diferente, los sistemas de medición no se sustentan sobre la misma base, de ahí que una pulgada, un pie, una yarda y una milla no tienen relación directa entre sí. Es un sistema que tiende a la simplificación de términos más que a una lógica de sumar decenas. De ahí, que por ejemplo, la cifra 3400 en español se diría tres mil cuatrocientos mientras que en inglés es más fácil treinta y cuatro cientos (thirty four hundred).

En lo personal, no sé si por la costumbre, el sistema métrico decimal me hace mayor lógica y permite un cálculo mucho más preciso cuando hay que valorar pesos, distancias o cantidades.

El problema aflora cuando los dos sistemas encuentran un punto en el cual una palabra distingue dos cantidades diferentes. Acertaron, se trata de la cifra billón, billion en inglés. Mientras en español se utiliza para nombrar a un millón de millones, en inglés se usa para referir a mil millones. La academia de la lengua advirtió del problema y trató de solucionarlo inventando la palabra millardo para referirse al billion anglo. Sucede también que el término trillón en inglés es el equivalente a billón hispano.

Esto se ha convertido en un problema de lenguaje, ya que son muy pocas las personas que son conscientes a esta confusión, y cuando escuchamos a los locutores, presentadores de noticias y expertos en finanzas referirse a un billón, no sabemos si lo están utilizando correctamente como un millón de millones o como la traducción rápida a mil millones. Creo que si he escuchado el término millardo en más de cinco veces son muchas.

No me extraña la flojera mental de quienes lo ven como un recurso común, la gran mayoría lo hace por ignorancia. Quienes en su momento montaron una cruzada por el buen uso del billón seguramente han sido avasallados por la gran cantidad de correcciones que habría que hacer. Lo mismo ha sucedido con otros términos como la palabra bizarro, que en español significa valiente, generoso, lucido o espléndido, pero que la gente la utiliza como traducción del término en inglés bizarre, se refiere a algo raro, fuera de lo normal o fantástico.

La pregunta es: ¿es más fácil sucumbir ante la ignorancia de la mayoría y dejar que billón se asocie con billion o defender el idioma que aduce a un sentido más exacto y lógico? Creo son de esos momentos donde las academias de las lenguas tienen una responsabilidad y algo que decir, pero solo espero que sea antes de alguien que pague un billón y reciba un billion.

Billion 2

10 reglas para hacer diseño editorial

10DE 22 110719 lr

El diseño editorial es una de las ramas más completas en el diseño gráfico. Requiere no solamente de una buena dosis de creatividad, sino conocer la técnica en la que se va a producir, saber aplicar nuestro idioma y cómo generar un archivo original que sea lo más amigable posible para producción.

Sea desde un folleto hasta un libro de arte, resulta básico conocer las reglas, dominarlas y aplicarlas. Seguramente habrá más, pero con base en la experiencia obtenida en estos años, las englobo conceptualmente para su correcta aplicación en cualquier producto editorial, reduciendo riesgos, tanto en la comunicación, como en la parte de producción.

 

10DE 25 110719 lr

1. Lee lo que diseñas

Parecerá muy obvio, pero es fácil detectar cuando se diseña un texto sin conocer la parte sensible de la información. En publicaciones cortas como folletos o revistas, leer los textos nos permitirá saber dónde cortar columnas, hacer tablas o apostilas, entender el lugar donde deben ser colocadas y dar dinamismo y orden de lectura. Lo mismo aplica en libros que no sean de texto corrido (como las novelas, por ejemplo) y que en lo posible se empata o complementa el contenido con la parte gráfica.

Además, leer un texto nos permitirá adentrarnos en el tema de lo que diseñamos y podremos tomar decisiones creativas que incluso puedan llegar a alterar los textos en pro de una comunicación más efectiva.

 

10DE 24 110719 lr

2. Haz la letra chiquita

Si vas a aplicar un diseño en un tamaño carta, seguramente despliegas la hoja de tal forma que se acople al tamaño del monitor. Entonces, cuando comienzas a usar tipografía dejas el tamaño que viene por omisión —que es de 12 puntos— porque lo alcanzas a leer perfectamente. Sin embargo, al momento en que imprimes tu diseño te das cuenta que la tipografía es grande. Este tema es muy recurrente en temas de producción. Una letra demasiado grande no solo ocupa mucho espacio, sino reduce el ancho de las columnas provocando surjan balazos en la mancha tipográfica con facilidad y muy difíciles de maniobrar, además de minimizar la libertad de aplicación de otros elementos en la misma página.

Lo más recomendable, es una vez seleccionada la tipografía a utilizar, imprimir una hoja con párrafos compuestos en diferentes tamaños (de 6 a 12 puntos, y luego de 14, 16, 18, 21, 24 y 36 para los títulos, subtítulos y balazos). Puedes hacer el mismo ejercicio con distintas interlíneas para entender cómo se comporta la mancha en cada combinación de fuente-tamaño-espaciado.

El tamaño de 12 puntos se usa en libros de texto infantiles y de texto corrido; para libros con textos cortos puede usarse en una escala de 10 a 12 puntos y para folletería y revistas los tamaños son mucho más pequeños, a veces desde los 7 hasta los 10 puntos, siendo 9 el más común.

Dependiendo del texto también es el tamaño de la fuente. Una misma letra en Helvetica o Garamond puede presentar enorme diferencia, como en la siguiente imagen.

A type

En este ejemplo se muestran diferentes especímenes de la letra a, todas compuestas al mismo tamaño pero en diferentes fuentes. Es muy notoria la diferencia de tamaños que hay entre ellas. Esta diferencia se da principalmente por el eje x, que es el que marca la altura de la fuente.

10DE 26 110719 lr

3. Comienza tu archivo final como original mecánico

Un caso típico: el proyecto está un día atrasado porque le han hecho correcciones de último momento y la imprenta no deja de llamar presionándote para que lo entregues a producción. Una vez aprobado comienzas a convertirlo en original mecánico, le pones los rebases, revisas los tamaños y resolución de las imágenes, terminas los folios y lo envías a producción en menos de media hora. Cuando sale impreso te das cuenta que hay elementos a los que se te pasó aplicar los rebases.

Eso es un problema grande que tiene muchas explicaciones no tanto relacionadas con tus conocimientos sobre como armar un original mecánico. El problema es que cuando lo hiciste, el tiempo lo tenías encima así como la presión constante de tu jefe y la imprenta. Pocas veces tenemos oportunidad de dar una última revisión lo suficientemente concsiente, porque además hemos visto demasiado el proyecto y por lo mismo, los errores no saltan fácilmente a nuestra vista.

El mejor consejo para esto es que desde el principio trates tu archivo final como si ya estuvieras armando un original mecánico. Dedícate a hacer los rebases correspondientes y a revisar las imágenes desde que comienzas a aplicar el diseño, de esta forma reduces considerablemente el margen de error producido por la presión el día de la entrega.

 

10DE 27 110719 lr

4. Mantén un solo estilo

Este es un descuido recurrente, especialmente cuando manejas textos independientes o que se encuentran separados por imágenes de forma reiterativa. Para lograr mantener un estilo único es necesario realizar un planteamiento claro del diseño antes de ejecutarlo. Seleccionar la tipografía cuidadosamente y el formato de los textos: tamaño, interlínea, alineación, si llevará cortes de palabra, kerning y tracking. También es importante que plantees el espacio entre párrafos y combinarlo con sangrías (excepto en el primer párrafo del texto, que nunca lleva). Si usas un espacio grande, entonces suprime las sangrías y si no dejas espacios entre párrafos, entonces sí colócala, preferentemente de un cuadratín, es decir, del mismo tamaño de la tipografñia que estás usando. El secreto es la constancia en todos estos aspectos a lo largo de tu publicación.

Además, una de las cosas que recomiendo es minimizar el número de fuentes. Realmente puedes plantear el diseño de una revista pensando en una sola fuente —con sus respectivas variantes— y cambiarla en los títulos, subtítulos, balazos, tablas y textos alternos. Dicho en otras palabras, puedes hacer una publicación usando solo Frutiger, por ejemplo, y que no se sienta repetitivo o aburrido, solo es cuestión de creatividad.

Cuida igualmente el ancho de las columnas. Aunque las cajas de textos sean móviles, el ancho de una columna te ayudará a dar uniformidad al diseño.

 

10DE 28 110719 lr

5. Cuida tu ortografía

Siempre he dicho que un diseñador serio sabe ortografía. Si la tuya es mala siempre estarás expuesto a correcciones vergonzosas. Y peor aún, si no hay alguien que revise tus trabajos antes de producirlos, a la vergüenza se sumarán problemas muy graves con tus clientes así como críticas brutales de los usuarios finales. Un diseñador no puede darse el lujo de tener mala ortografía, de no conocer las reglas más elementales del español así como los estilos de redacción.

¿Cómo puedes mejorar tu ortografía? Lo mejor es leyendo, es la forma más rápida e intuitiva. Un curso de ortografía te servirá para resolver situaciones muy complicadas. Además siempre es importante tengas tu diccionario a la mano o bien, un acceso directo a algún diccionario en línea, como la Real Academia Española (www.rae.com).

 

10DE 29 110719 lr

6. Usa el programa correcto

Importar imágenes en Illustrator 88 era una misión imposible, lo mismo escribir texto en Phosothop 3.0 o hacer una imagen vectorizada en QuarkXPress o PageMaker. Con el paso del tiempo los programas se han robado ideas entre sí y comparten ya muchas herramientas comunes (tiene mucho que ver que todas, excepto QuarkXPress pertenecen a Adobe), de tal forma que cada día se vuelve más fácil independizarse de los demás programas. Aun así, cada uno conserva en su base de trabajo elementos que los definen y especializan para ejecutar ciertas tareas.

Es muy importante la decisión del programa a utilizar para ejecutar cualquier diseño. Un folleto de cuatro páginas se puede hacer en Illustrator o InDesign. Si no hay demasiados textos o imágenes nos inclinaremos por el que mejor dominemos, pero si son 12 páginas, con muchos textos y fotos en alta resolución, hacerlo en Illustrator tendrá como consecuencia un archivo muy grande, lento y con más dificultad para darle salida en preprensa. Peor aún si lo hacemos en un solo lienzo utilizando una capa o layer diferente para cada página (los layers no sirven para eso).

Utilizar el programa correcto es importante para trabajar más rápido, con mayor facilidad y reducir errores y complicaciones de producción. En diseño editorial no hay muchas opciones: InDesign o QuarkXPress para publicaciones que impliquen manejo de texto y muchas imágenes, Illustrator o CorelDraw! para productos editoriales pequeños como folletos en formato tríptico, por ejemplo, carteles o papelería, además de desarrollo de ilustraciones a base de vectores y Photoshop para imágenes con base en pixeles, como carteles, folletos de una sola cara y que no impliquen demasiadas cajas de texto.

 

10DE 30 110719 lr

7. Boceta

Llevamos más de 20 años diseñando en computadoras, lo cual implica que las nuevas generaciones se van alejando poco a poco de los sistemas tradicionales de diseño. Actualmente, en todas las universidades del mundo se hace la aclaración que las computadoras son la herramienta para la ejecución de ideas que nacen de nuestra mente, sin embargo, en la realidad es muy complicado desligarse de esta concepción. Cada vez son menos los estudiantes que bocetan antes de sentarse frente al ordenador, lo cual denigra la labor del diseño como una industria.

Bocetar tiene la ventaja de la ocasión: detener el auto en cualquier lado para plasmar una idea en una libreta o bien, experimentar rápidamente ideas o conceptos, además que nos ayuda a diseñar sin la prediseposición de una herramienta preconcebida en cualquier programa.

 

10DE 31 110719 lr

8. Cuida las manchas tipográficas

La Biblia de Gutenberg, el primer libro impreso, tenía como característica una marcha tipográfica uniforme y muy estética. Con el paso del tiempo, los tipos de letra se han adelgazado y limpiado. Los pesados y complicados remates se convirtieron en patines, que cada vez se hicieron más discretos hasta que hoy han desaparecido en más de la mitad de las fuentes que existen. Con ello, crear una mancha tipográfica efectiva se ha vuelto más difícil, ya que especialmente en las composiciones justificadas a ambos lados, se tienden a abrir espacios que perforan la mancha tipográfica.

Controlarlos implica un conocimiento y sensibilidad especial sobre la tipografía. Saber ajustar el espacio entre palabras, el interletraje y los guiones para partir palabras implica un trabajo crítico. Cada vez más se adopta la justificación a la izquierda para evitar estos defectos, especialmente por la movilidad que implican los textos en internet, sin embargo, es necesario siempre dominar este arte.

 

10DE 32 110719 lr

9. No uses copy/paste

Tanto Illustrator como InDesign tienen dos formas de importar imágenes: la primera es como un liga, es decir, colocar un previo de la imagen para que se pueda visualizar en el documento, pero que forzosamente está ligada al archivo de la imagen original y la otra, que cada vez usan más los estudiantes y contemporáneos, que es seleccionar la imagen en Photoshop y transportarla al documento con copiar/pegar o copy/paste, como se le conoce comúnmente.

En un principio resulta muy cómodo, pero si se debe regresar al programa original para hacer algún retoque o corrección no es posible, solo a través de repetir la misma acción de vuelta, lo que va en detrimento de la calidad de la imagen. Además esto hace que el proceso de preprensa se complique, ya que no se puede comprobar la resolución correcta de las imágenes a través de los sistemas que alertan cuando hay un error (como Preflight).

Finalmente, usar este método nos delata la falta de cuidado en detalles como manejo del color, puntos por pulgadas (dpi) y el formato de color. Como lo explicamos en el punto 3, hacer de nuestro original un original mecánico es importante desde un principio.

 

10DE 33 110719 lr

10. Jerarquiza

El diseño editorial podemos llevarlo a dos niveles distintos: el primero es para llamar la atención del lector e interesarlo en el tema y el segundo, para dar confort y dinamismo a la lectura. No siempre van juntos. En el artículo de una revista, por ejemplo existen casi siempre 3 niveles de lectura: el primero es la portada del artículo, que por lo general se compone por el título y una imagen. En segundo lugar está el balazo de introducción al texto, así como los demás regados por todo el artículo y finalmente, el texto general.

La finalidad de ésto es que primero cachemos al lector cuando hojea la revista en este artículo específico. Si la imagen y el título le son atractivos automáticamente pasará al segundo nivel que es leer los balazos del artículo. Hasta este punto el diseño editorial se comporta como publicidad, en el sentido que podemos jugar con los textos, colores, alineaciones, imágenes y más. Finalmente, si al lector le sigue interesando el tema, pasará al tercer y último nivel, que es permitir que la lectura del contenido se pueda desarrollar con comodidad. En este punto el diseño editorial se torna más formal en todas sus reglas y normas, ya que no es necesario seguir llamando la atención del lector.

Supongo este ejemplo ilustra que el diseño editorial se compone por diferentes niveles de lectura. Saber encontrarlo y dominar cada uno como resultado un diseño editorial exitoso.

 

Se pueden generar sin problemas más reglas o se pueden desprender libros completos de cada uno de estos temas. El afán aquí no es otro sino mostrar temas relevantes que me toca ver seguido en la aplicación del diseño editorial.

Se diseña en español: abreviaturas

Espanol sedisenaenespanol

Espanol abreviaturas

 

Las expresiones de medición, capacidad y peso son símbolos, no abreviaciones, por lo cual no se pluralizan ni llevan punto.

Peso g kg NO gr, grs, kms.

Contenido ml NO lt., lts.

Medición mm m cm NO cms., mt., mts., kms.

libra = lb

Igualmente las unidades de temperatura

grados celcius = ºC

grados farenheit = ºF

Las que sí se abrevian:

Medición, peso, capacidad

toneladas = ton., tons.

galones = gal.

pulgadas = ” (evita usar las comillas de abrir/cerrar)

onzas = oz.

Ubicación

departamento = depto., deptos.

número = núm. (no No.)

teléfono = tel.

esquina = esq.

bulevar = blvd.

avenida = av.

interior = int.

Editoriales

capítulo = cap., caps.

versículo / verso = v., vers.

versículos / versos = vv.

página = pag., p.

páginas = págs., pp.

sección = sec.

figura = fig., f.

figuras = figs., ff.

Se diseña en español: guarismos o escribiendo números

Espanol sedisenaenespanol

Espanol guarismos

 

 

Guarismos se refiere a la forma de escribir que números, no en un reporte contable, sino como parte de un texto corrido. Aunque éstas no son reglas ortográficas —más bien normas—, no está de más conocerlas para hacer las lecturas más fluidas y ágiles:

 

  • Del 0 al 9 siempre se escriben con letra: uno, siete, nueve.
  • En las unidades millar, millón, millardo y billón es mejor sustituir los ceros por las palabras: 13 millones.
  • En decenas y centenas miles de millón y billón, se escriben con número y letras: 15 mil, 250 millones, 15 billones.
  • Las cantidades que no sean redondas deben estar como en el siguiente ejemplo: 7 millones 634 mil pesos.
  • Cuando las cantidades no requieran precisión, es mejor siempre redondear la cifra.
  • Las fechas y los números de página se escriben sin comas o acentos: 1995, 2015, p. 1234.
  • Los números romanos se escriben en versalitas (mayúsculas del tamaño de las minúsculas):  s.XIX, siglo XX, pág. III, tomo XX.
  • Los números quebrados se escriben con letras, excepto en cuadros, tablas y recetas: dos tercios, tres octavos.
  • Los números ordinales inferiores al vigésimo se escriben con letra, o con número con voladita (superíndice) y sin punto: tercero, 3º.
  • La terminación avo designa subdivisión y no secuencia, excepto en cifras terminadas en ocho: decimotercer piso (Incorrecta: treceavo piso, ya que indica fracción).
  • Cuando una oración comienza con número, se escribe la cifra con letra.
  • Las relaciones horarias van redondeadas a medias y cuartos de hora y con letra, excepto cuando se trata de competencias deportivas, cronometrajes y programaciones: tres y media, seis y cuarto cuarto para las dos.
  • En números telefónicos, se recomienda no escribir grupos de más de cuatro números, ya que se vuelve difícil la comprensión. Se pueden separar con guión corto, punto o espacios. En cuanto a las claves de larga distancia, es una convención correcta ponerlos entre paréntesis: 5343-5555, (01-800) 234-5677, (01 72) 53 3456, (01-3) 345-6789, 044.55.2432.14657.
  • Las monedas se escriben siempre completas: pesos, dólares, euro, a menos que se traten de publicaciones especializadas, donde el uso de contracciones siempre es válido y universal: USD, MXP, JPY.
  • Forma de escribir pesos mexicanos: $234.56 pesos
  • Forma de escribir dólares americanos: $234 dólares, USD $333, $333 USD
  • El término billion en inglés se refiere a un millardo en español: 1,000’000,000 (mil millones). En español, un billón es un millón de millones (1’000,000’000,000). Sin embargo, esta conversión provoca polémica y confusión, lo cual seguramente implicará una definición más universal a mediano plazo.

La idea esencial de los guarismos es que sean fáciles a la lectura, de ahí su uso libre.

Se diseña en español

Espanol sedisenaenespanol

Siempre he sostenido que los diseñadores gráficos, especialmente quienes nos enfocamos en el área editorial, no podemos estar ajenos al buen uso del idioma y la ortografía. Como comunicadores, las cosas que hacemos sirven para transmitir cultura. Por ello mi desacuerdo con los publicistas y diseñadores que gustan de crear anuncios inaugurando palabras como “expulsación” o “pecsi”.

También tenemos la idea que la única forma de aprender a escribir correctamente —si no lo aprendimos en la escuela— es leyendo, pero no, el simple hecho de haber entrenado nuestro ojo y mente a la examinación de nuestro entorno debe hacernos sensibles también a fortalecer la forma de escribir y de comunicarnos.

Por ello, y para ahorrarnos años de contemplación, les presento la totalmente rediseñada guía para escribir correctamente, la cual irá en constante aumento día a día.

Espanol altasybajas

Uso de altas y bajas

Para no hacernos bolas, la tendencia del español es usar minúsculas, con frecuencia nos equivocamos porque en inglés las mayúsculas se usan con mucho mayor frecuencia.

  1. Los días de la semana, los meses y las estaciones del año se escriben en minúsculas. Las mayúsculas iniciales se usan más en inglés (En español: lunes, junio, primavera. En inglés: Monday, June, Spring).
  2. En obras artísticas y literarias, solo la primera letra de la primera palabra es en alta: México, lindo y querido, Compro, luego existo.
  3. Las festividades, tanto nacionales como religiosas: navidad, día del padre, revolución mexicana, semana santa.
  4. Los oficios profesiones y cargos: licenciado, fotógrafo, señor, abogado.
  5. Las disciplinas, ciencias e idiomas: karate, inglés, biología.
  6. Los gentilicios: italiano, tamaulipeco.
  7. Las palabras partido, unión, congreso, asamblea, simpósium, cámara, siempre y cuando no formen parte de un nombre propio.
  8. Las frases publicitarias, eslogans y frases, comienzan con mayúscula pero se siguen en baja: Imagínate una playa.
  9. La palabra estado cuando nos referimos a una entidad del país, se usa en alta cuando se refiere a un sinónimo de gobierno. Se exceptúa por uso al Estado de México, ya que se diferencia del país: El jefe de Estado visitó el estado de Yucatán.
  10. Existen las llamadas altas reverenciales, que aplican para distinguir cargos de dignidad, especialmente en política y religión: Ahí viene el Presidente, Ser Supremo; también incluye Biblia.

Como dato curioso, se utiliza el término altas y bajas para referirse a las mayúsculas y minúsculas, ya que cuando las imprentas armaban los originales a través de tipos, las mayúsculas estaban colocadas en cajas arriba de las minúsculas. Otra forma de llamarle a las altas son versales o capitales.

Blog at WordPress.com.

Up ↑