Vancouver 1208 743

La primera impresión que te da el lugar construido en 2004 es un enorme edificio un tanto deforme; demasiados vidrios que podrían evocar una construcción de los ochenta, pero cuya forma no puede asignarse sino a épocas posmodernas. Puede parecer frío, pero una vez que atraviesas sus puertas el ambiente se torna lleno de vida: grandes espacios, techos altísimos y un diseño en forma de caracol muy parecido al museo Guggenheim en Nueva York.

Las escaleras eléctricas color verde fluorescente llaman la atención porque, además de su luminosidad, van mostrando palabras que aluden a la lectura en tipografía Futura Bold. Con ésto comienza un diálogo poco común pero definitivamente familiar entre el asistente y el edificio. La tipografía tiene la ventaja de entablar un lenguaje muy claro. Cualquier arquitecto busca que los espacios jueguen ese papel de cercanía con el visitante, que la paredes hablen, que los pisos y techos logren transmitir emociones, como si se tratara de una obra de arte, pero la tipografía es contundente, sin tanta retórica y directo al punto.

Spl wall 1

Rem Koolhaas, arquitecto de la Biblioteca, logra que las letras salten de los libros, de los estantes, de los letreros mismos y se integren en el espacio de forma viva, para que transiten con nosotros, se dejen pisar y nos guíen a traves de un enorme pasillo sin fin, que nos llevará hasta el último piso.

No es tipografía por la tipografía misma, cada espacio tiene una finalidad diferente, en algunos casos es estética como en la planta baja, donde el piso de madera tiene talladas diferentes palabras en cualquier lenguaje o forma de escritura. En los pisos superiores, los marcadores de pasillos salen de los estantes, donde están comunmente, y forman parte del piso, como si se tratara de indicaciones de tránsito. Los letreros usuales en lugares públicos, como aquellos que restringen el paso o indican locaciones exclusivas para empleados, también pasan de ser señalizaciones con un nivel jerárquico menor a protagonistas que alteran la esencia del lugar.

Spl wall 2

Sin duda alguna, The Seattle Public Library es un ejemplo muy claro del uso tipográfico integrado a la arquitectura. Un lugar obligado para cualquier amante de la tipografía. Qué mejor manera de acercarse a la lectura sino a través de las letras.

Spl wall 3