Si eres diseñador sabes de lo que hablo: no es un trabajo normal. Como todas las profesiones tiene sus puntos en común y sus distitntivos, sólo que en diseño son más y muy diferentes.

Buscar trabajo también es muy diferente a un trabajo normal, sin embargo, muchos se confunden y se centran tanto en los diferenciales que muchas veces olvidan lo básico. Por eso, les comparto lo que considero son los aspectos más importantes que todo diseñador debe considerar al buscar trabajo.

1. La entrevista no es de traje

Pero tampoco es en fachas. Un contador o abogado lo encontraría imperdonable, pero el muindo creativo se distingue por no usar trajes. Sin embargo, no implica que debas ir a una entrevista en jeans rotos y playera. La regla que y pondría es que siempre ve mejor arreglado que tu entrevistador, y como muchas veces no sabes cómo se vestirá, es mejor no correr riesgos. Está bien si no te quieres poner traje si buscas en un despacho de diseño o una agencia de publicidad, pero si irás a una trasnacional o una gran empresa donde la vestimenta es formal, es mejor no correr riesgos.

Tampoco preguntes cómo debes ir vestido. Ello implica que estás pidiendo permiso para ir vestido a lo mínimamente correcto.

Quítate los aretes si eres hombre, piercings y todas aquellas cosas que puedan crear polémica. Vivimos en un país ocnservador y como no sabes con quién tendrás la entrevista, no quieres ser eliminado por esos detalles, mejor no te arriesgues.

Pregunta si hay forma de ver tu portafolio digital, muchas veces las entrevistas se hacen en salas de juntas que no cuentan con computadoras. Si no, siempre carga con tu lap top. Tu CV siempre llévalo impreso.

No llegues tarde por ningún motivo, tampoco te presentes demasiado temprano. Es mejor esperar a que te esperen.

2. Tu CV es parte de tu portafolio

Lo importante es el contenido, pero uno nunca espera un curriculum de diseño en Word. Si dices que manejas la suite de Adobe lo mejor es dar una buena impresión desde el principio y enviar un PDF. No implica que puedas hacer una versión en Word, pero de igual forma siempre esperamos algo más que usar los estilos predeterminados que trae el programa. Es el principio de tu presentación.

Aquí otros consejos para tu curriculum:

  • Que no pase de una hoja.
  • Debe estar dividido en; datos personales, educación, empleos anteriores y conocimientos técnicos y profesionales.
  • Que todos los datos sean fáciles de localizar, que sea legible y en buena resolución.
  • Que tus estudios y trabajos tenga los años de referencia correspondientes.
  • Que en tus empleos anteriores quede claro el giro de la empresa y tu rol en ella. Sin mucho rollo, muy conciso.
  • No incluyas tu portafolio con el CV, manéjalo en un archivo separado.
  • Que no pese mucho, lo mejor es que sea menos de 1 MB.
  • ¡Nunca mandes tu CV como una liga! Es bueno que esté en internet, pero muchos reclutadores ve las ligas y se pasa al siguiente correo automáticamente.
  • Siempre llévalo impreso a tu entrevista.
  • No pongas tu foto. Si te la piden es por racismo, a menos que apliques para edecán no existe una sola razón para hacerlo. Si finalmente resulta ineludible, tómate una foto conceptual, no pongas la de la licencia.
  • Revisa la ortografía. No tienes idea de cuántos CVs vienen con faltas de dedo y errores ortográficos. También revisa que tu teléfono y correo estén correctos.
  • Por tu edad y dirección correcta. Si no pones tu edad, es que eres muy grande y si no pones tu dirección es que vives en San Juan de las Tunas.

Finalmente, está de moda poner cuál es tu misión como profesionista, sin embargo, escríbelo sólo en el caso que sea información útil. Todos los diseñadores ponen lo mismo: “Desempeñarme en una empresa donde pueda aportar y crecer como profesionista, ser creativo y dar lo mejor de mí”.

3. Tu portafolio de principio a fin

En cuanto al portafolio, queremos ver varias cosas además de los trabajos: tu experiencia como diseñador —si ya la tienes, qué tanto logras seguir una identidad corporativa y aportar en ella—, tu creatividad —muchas veces eso se ve en los trabajos escolares, donde trabajas sin tantas reglas— y tu crecimiento como profesional. Para ello te damos los siguientes consejos:

  • Que no sea tan largo. No podemos decir 5, 10 ó 20 páginas, pero las mínimas suficientes para tener una idea de tu trayectoria profesional.
  • No seas repetitivo, si hacías una revista mensual no pongas todos los números que has hecho, sólo los que más te han gustado.
  • Coloca tus mejores trabajos al principio y al final. Hay que causar una buena primera impresión y quedarse con buen sabor de boca.
  • Pon trabajos de los cuales tengas algo que decir. El que más te haya gustado o el que te hizo crecer como diseñador. Es horrible pasar un portafolio y que digas: “ese fue un trabajo de la escuela… ese también… ese también…”
  • Si es digital lo mejor es PDF. Evita hacer uno que parezca sitio web —a menos que estés buscando trabajo en ello—, que sea muy fácil de hojear y donde no te pierdas, que no debas que regresar a “home” para pasar a la siguiente sección.
  • Dale más importancia al trabajo que al fondo. Muchos se esmeran por crear un fondo increible, que repiten en todas las páginas y dejan muy poco espacio para los trabajos, se pierden.
  • Haz una versión en baja resolución para enviarla por correo que no pese más de 2 ó 3 MB, y otra en alta para que la puedas mostrar desde un disco o un USB.
  • Al igual que tu CV, no lo dejes en un sitio web como única opción de consulta, eso es complementario. Puedes hacer una muestra en PDF y avisar que hay más trabajos en línea.
  • Si es impreso, hazlo en una carpeta fácil de hojear (tamaño carta) y que puedas tener actualizada, poniendo y quitando trabajos sin necesidad de rehacer toda tu carpeta.

Aunque estos puntos sean muy lógicos o de dominio general, hay demasiadas oportunidades que se pierden por ir mal vestido, tener un portafolio defectuoso o hacer tu CV sin cuidado. No hay nada como la sinceridad al contestar, vale más que una gran trayectoria.